La Escala de Ciudadanía Cultural, un hito del proyecto InCommon

curso1La Escala de Ciudadanía Cultural (ECC) está diseñada como una metodología de orientación individual dirigida a aquellos profesionales que trabajan con mujeres migrantes en temas de integración. La escala proporciona una valoración personal y un método efectivo para apoyar a estas mujeres en su camino hacia el pleno ejercicio de la ciudadanía activa. La metodología se aplicará a lo largo del proyecto para apoyar a las beneficiarias y diseñar actividades acorde a sus necesidades.

La ECC es una combinación de la Escala de Ciudadanía Activa, -introducida por primera vez en el marco del proyecto europeo EMkit, con las Competencias Clave del Marco de Referencia Europeo.

Ciudadanía Activa y Competencias Clave del Marco de Referencia Europeo

La ciudadanía activa es un concepto aplicado a todas aquellas personas que conforman una comunidad y que muestran un comportamiento comprometido con lo que ocurre en ella. Es decir, el ciudadano activo está absolutamente involucrado en todos los asuntos que conciernen a la comunidad en la que vive y participa.

Según el Consejo de Europa, la Ciudadanía Activa es también una forma de alfabetización: hacer frente a lo que sucede en la vida pública, desarrollar el conocimiento, la comprensión, el pensamiento crítico y el juicio independiente, tanto a nivel local, nacional, europeo y global. Esto implica acción y empoderamiento, es decir, adquirir conocimientos, habilidades y actitudes, y ser capaz y estar dispuesto a usarlos, tomando decisiones y actuando de manera individual y colectiva.

Ayudará a profundizar en este concepto el distinguir las cuatro dimensiones que se pueden dar en la relación individuo/sociedad (Ruud Veldhuis, 2003) y que son esenciales para su existencia :

  • La dimensión política, que hace referencia a los derechos y deberes políticos y que significa un conocimiento del sistema político y la promoción de actitudes democráticas y habilidades participativas.
  • La dimensión social de la ciudadanía, relacionada con el comportamiento entre individuos y en estrecha relación con el desarrollo de habilidades sociales e interpersonales.
  • La dimensión cultural, que se refiere a la conciencia de la existencia de un patrimonio cultural común. En una definición amplia de cultura, hablaríamos del conocimiento del patrimonio cultural, el desarrollo de habilidades que ayuden a apreciar y disfrutar las obras de arte o la capacidad de expresarse creativamente como claves para el cumplimiento de esta dimensión.
  • Finalmente, la dimensión económica de ciudadanía que implica el derecho a trabajar y a obtener un nivel mínimo de subsistencia. La educación/formación profesional y las habilidades económicas son parte de esta dimensión económica.

 

La ciudadanía activa se logra mediante el equilibrio y el ejercicio igualitario de cada una de estas dimensiones. Esto es algo que puede lograrse a través de un proceso de socialización y del desarrollo de las habilidades claves relacionadas.

Del mismo modo, la Comisión Europea estableció en 2006, revisadas en mayo de 2018 por el Consejo de la Unión Europea, las Competencias Clave del Marco de Referencia Europeo . Estas competencias son una herramienta para “la educación inclusiva, la capacitación y el aprendizaje permanente y para adquirir habilidades que permitan la plena participación en la sociedad y las transiciones satisfactorias en el mercado laboral”.

El Marco de Referencia Europeo establece ocho Competencias Clave:

1. Competencia en lectoescritura.

2. Competencia multilingüe.

3. Competencia matemática y competencia en ciencia, tecnología e ingeniería.

4. Competencia digital.

5. Competencia personal, social y de aprender a aprender.

6. Competencia ciudadana.

7. Competencia emprendedora.

8. Conciencia y expresión cultural.

 

En el contexto del proyecto InCommon, lograr el ejercicio de la ciudadanía activa sólo a través del proceso de socialización y formación, puede ser una misión imposible para las mujeres nacionales de terceros países. Las mujeres migrantes tienen que superar numerosas y diversas barreras, empezando por el lenguaje, las normas culturales, las implicaciones emocionales de la migración y la adaptación al cambio, incluso, en algunos casos, racismo y discriminación, precariedad, problemas económicos etc. Pero, de manera similar, este marco teórico nos ayuda a definir cuál es el objetivo final de la ciudadanía y a sentar las bases de aquellas competencias y habilidades que pueden ayudar a las mujeres a superar estas barreras.

La relación entre la dimensión en la cual se desarrolla la ciudadanía y las competencias clave es clara y útil para nuestro propósito:

  • Así, la dimensión política está relacionada con la Competencia ciudadana (CC6).
  • La dimensión social coincide con la CC5, la competencia personal, social y de aprender a aprender.
  • Y la dimensión cultural se correlaciona con CC8, Conciencia y expresión cultural.

 

Las Competencias Clave son un concepto central del proyecto Incommon. Por esa razón, son incluidas en la Escala de Ciudadanía Cultural y son el tema principal programa de formación para mujeres inmigrantes que formará parte del resultado final de las herramienta de InCommon.

 

Sobre el concepto de Ciudadanía Cultural

En el proyecto InCommon entendemos la cultura en un sentido que va más allá de la dimensión cultural de la ciudadanía:

“… la cultura puede considerarse actualmente como el conjunto de los rasgos distintivos, espirituales y materiales, intelectuales y afectivos que caracterizan a una sociedad o un grupo social. Ella engloba, además de las artes y las letras, los modos de vida, los derechos fundamentales al ser humano, los sistemas de valores, las tradiciones y las creencias y que la cultura da al hombre la capacidad de reflexionar sobre sí mismo“. Conferencia Mundial sobre Políticas Culturales, Ciudad de México, 06 Agosto 1982

De acuerdo con este concepto, entendemos:

  • El reconocimiento del valor intrínseco de cada cultura y la identidad cultural de cada comunidad/persona, lo que significa adoptar la diversidad cultural y el pluralismo como elementos esenciales de la construcción social.
  • La conciencia de la cultura como un valor común. La cultura surge de la comunidad y debe retornar a ella, lo que lleva a la idea de democracia cultural y de participación de los individuos y la sociedad en la creación de bienes culturales y en la toma de decisiones relacionadas con la vida cultural.

 

Por otro lado, la cultura debe entenderse como un proceso dinámico. Las características, valores y modos de conducta distintivos no permanecen estáticos a lo largo del tiempo y evolucionan conforme a los acuerdos sociales, las influencias de otras culturas o las circunstancias sociales/históricas.

La consecuencia de estas ideas en la metodología de orientación de la Escala de Ciudadanía Cultural significa que:

  • El proceso de orientación implica el desarrollo de un pensamiento crítico y una reflexión de las mujeres inmigrantes sobre los procesos culturales de su propia cultura y de la cultura de la comunidad de acogida. Esto tendrá una incidencia diferente acorde a la fase de la escala en la que se encuentren.
  • La participación cultural nunca debe suponer para las mujeres inmigrantes la asimilación o el aislamiento, sino la conciencia de lo que las diferentes culturas aportan para la construcción de una sociedad común plural y diversa y, específicamente, de su contribución personal.
  • Las actividades y la capacitación para el proceso de inclusión social, más allá de la adquisición de habilidades, debe llevar a los objetivos anteriormente descritos.

 

Como resultado, el procedimiento de orientación debe conducir a que las mujeres se sientan seguras y puedan participar e interactuar de manera independiente en la vida cultural de la comunidad de acogida. Deben sentir que son parte de la comunidad, pudiendo influir y participar en su desarrollo.

La Ciudadanía Cultural puede entenderse como una práctica que juega un papel activo en la construcción cultural de la comunidad, lo que significa, a su vez, participar en la construcción social.

--------------------

Si te intereresa ampliar información sobre esta metodología puedes consultar la página web del proyecto http://www.documenta.es/web/incommon/materials/ o contactar con el coordinador del proyecto en el correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

InCommon. Intervenciones culturales y educativas para la práctica de la ciudadanía activa de las mujeres emigrantes es un proyecto financiado por el Fondo de Asilo, Migración e Integración (FAMI) de la Comisión Europea, DG Migración y Asuntos de Interior bajo el acuerdo nº 776199.

Socios: DOCUMENTA (España), EDICT (Chipre), DIMITRA (Grecia), KIST (Austria), EAPN- CANTABRIA (España), KATO POLEMIDIA COMMUNITY (Chipre), MUNICIPALITY OF LARISSA (Grecia) y GS GAIN&SUSTAIN OG (Austria).

Esta publicación es responsabilidad exclusiva de su autor. La Comisión no es responsable del uso que pueda hacerse de la información aquí difundida.